Autor Tema: Comprar por internet de forma segura  (Leído 935 veces)

Rulo

  • Miembro Máxima Participación
  • *****
  • Mensajes: 255
Comprar por internet de forma segura
« en: Marzo 03, 2014, 09:32:22 pm »
Comprar por internet de forma segura

Los pagos en el comercio electrónico implican habitualmente la transmisión de una información confidencial, que genera desconfianza entre los consumidores.

Hay algunas pautas de seguridad que pueden ayudar a sentirse un poco más tranquilo en estas transacciones digitales:

    Acceder a sitios seguros para las compras on-line. Se pueden reconocer estas páginas porque la dirección URL empieza por https:// en lugar de http://, o porque llevan el icono de un candado o de una llave junto a la barra de dirección o en algún otro extremo de la pantalla. A veces también muestran las palabras “Secure Socket Layer” (SSL). Todos estos símbolos implican que solo el comprador y el vendedor pueden ver la información de pago.

    Procurar comprar siempre en páginas conocidas o de empresas que no le resulten extrañas; que tengan, a ser posible, domicilio en la Unión Europea (si no lo tienen, las autoridades de consumo no podrán actuar contra ellas); y que estén adheridas a algún código de buenas prácticas (si muestran el símbolo de confianza on line al final de la página).

    No utilizar ordenadores públicos para este tipo de compras e intentar tener programas de detección de virus en el equipo.

    Comprobar que la web dispone de certificado digital, haciendo doble clic en el candado: se abrirá una pestaña donde aparecen datos identificativos fundamentales. Esto es una prueba de que la página no es una falsificación.

    Leer con detenimiento toda la publicidad y las condiciones generales al contratar un servicio o comprar un producto. No aceptar nunca las condiciones sin haberlas leído. Conviene imprimir esos documentos y conservarlos: pueden servir en el momento de poner una reclamación.

    Al terminar cada compra debe aparecer una página que resuma la transacción y que debe guardarse, al igual que la página que contiene el nombre del negocio, la dirección, el número telefónico y los términos legales de la compra. Si se intercambia correo electrónico con la empresa, guarde también esos mensajes.

    Siempre que se pueda, comprar con algún tipo de certificado de seguridad, que establece la propia entidad bancaria con la que cada uno trabaja. También existen los servicios de micropagos específicos para internet como PayPal, donde el usuario puede recargar según lo que necesite y no se trabaja con los datos bancarios. Otra opción es intentar pagar siempre contra reembolso.

    Desconfiar si la empresa pide el número pin de la tarjeta de crédito o débito. Nunca puede hacerlo. Sólo se pueden solicitar datos como el número de la tarjeta, la fecha de caducidad, el nombre del cliente y un código que aparece en el reverso de la tarjeta.

    El producto comprado debe llegar a su destinatario antes de 30 días o en el plazo que establece la publicidad o las condiciones generales. Si no sucede así, la empresa tiene que ofrecer la opción de cancelar la orden y recibir un reembolso por el retraso.

    Se debe facilitar una factura con todos los gastos y el precio final de la compra o contratación.

    Cuando se compra un producto por internet, el consumidor puede ejercer lo que se conoce como “derecho de desistimiento”, es decir, puede retractarse de su compra sin necesidad de justificación, en los siete días hábiles siguientes a la recepción del producto, y la empresa está obligada a reembolsar el dinero pagado sin penalización.
     
    Este derecho también se puede aplicar a la contratación de servicios, pero sólo en el caso de telefonía y productos financieros (cuentas bancarias, seguros...).
     
    Quedan exentos de este derecho los siguientes productos:

        Bienes cuyo precio esté sujeto a fluctuaciones.
        Bienes confeccionados a medida del consumidor, personalizados o que por su naturaleza no puedan ser devueltos o puedan caducar o deteriorarse.
        Discos, grabaciones de video o audio y programas informáticos, que hayan sido desprecintados por el consumidor.
        Prensa diaria y publicaciones periódicas.
        Servicios que tengan su inicio antes de finalizar el plazo de siete días hábiles.
        Apuestas y loterías.

    Revisar periódicamente sus extractos bancarios. De este modo, tendrá siempre la tranquilidad de que sus compras se están cobrando correctamente. Si percibe algún movimiento extraño o que le resulte desconocido, contacte inmediatamente con su entidad bancaria, que le explicará a qué corresponde esa transacción. Si usted no estuviera de acuerdo con algún cobro, reclame ante el Defensor del Cliente de su entidad.

Los datos personales que se introducen en cualquier movimiento de comercio electrónico pueden utilizarse posteriormente para comunicaciones comerciales de la empresa, pero siempre debe haber una información previa al consumidor en este sentido y él tiene que dar su consentimiento. En cualquier momento puede oponerse a que traten sus datos, rectificarlos o solicitar su cancelación.

Existe una estafa conocida como phising que consiste en enviar correos electrónicos procedentes aparentemente de una entidad bancaria y a través de los cuales se solicitan datos personales y claves. Nunca se debe enviar la clave de la tarjeta bancaria. Si se tiene alguna sospecha en relación a un correo procedente del banco, lo mejor es consultar con la entidad.

Se puede consultar una guía de buenas prácticas para comprar por internet accediendo al portal dePara poder ver los enlaces, es necesario estar registrado en el foro Register or Loginde la Comunidad de Madrid, donde también se pueden encontrar las preguntas más frecuentes del consumidor.

Reclamaciones

Si el usuario se encuentra con algún problema, como no recibir el producto a pesar de haberlo pagado, que llegue defectuoso, etc., puede presentar una reclamación contra la empresa ante la autoridad de consumo de su comunidad autónoma (en el caso de la Comunidad de Madrid, en alguna oficina de información al consumidor o en la Dirección General de Consumo, C/ General Díaz Porlier, 35 Madrid. Tel: 012, 91 310 59 03 / 04). También dispone de la opción de reclamar a través de la página web del Portal del Consumidor.

Sin embargo, en el caso de que las compras on line sean entre particulares, hay que saber que las autoridades de consumo no pueden intervenir, ya que solo pueden hacerlo en el caso de que el problema sea entre un particular y una empresa. El usuario damnificado solo tendría entonces la opción de acudir a los tribunales de justicia.

Si la compra se ha hecho entre particulares pero a través de una empresa intermediaria que garantiza la legalidad del procedimiento y que el vendedor es fiable, será ella la responsable en el caso de que se incumpla la transacción habiéndose realizado el pago. En este caso, sí se podría reclamar ante las autoridades de consumo, que actuarían contra la empresa.



DGOMA - The Guide Of MAchines- La guia de las Maquinas

Comprar por internet de forma segura
« en: Marzo 03, 2014, 09:32:22 pm »

 

Related Topics

  Asunto / Iniciado por Respuestas Último mensaje
0 Respuestas
662 Vistas
Último mensaje Junio 15, 2013, 09:17:02 pm
por Rulo
1 Respuestas
920 Vistas
Último mensaje Diciembre 26, 2013, 01:15:16 pm
por Mar
0 Respuestas
729 Vistas
Último mensaje Febrero 26, 2014, 10:30:46 am
por Rulo
0 Respuestas
549 Vistas
Último mensaje Marzo 12, 2014, 07:56:32 pm
por Chus
0 Respuestas
705 Vistas
Último mensaje Febrero 02, 2015, 06:08:16 pm
por Rulo
0 Respuestas
684 Vistas
Último mensaje Abril 06, 2015, 08:44:02 am
por Rulo
0 Respuestas
836 Vistas
Último mensaje Mayo 19, 2015, 09:08:18 am
por Teo
0 Respuestas
674 Vistas
Último mensaje Agosto 27, 2015, 10:48:54 am
por Chus